Departamento de
Ciencias Sociales
Universidad Nacional
de Quilmes

El Centro

el-centro

Centro de Historia Intelectual

El Centro de Historia Intelectual tiene como objetivo realizar estudios de historia intelectual argentina y latinoamericana; su origen se remonta a 1994, cuando Oscar Terán creó en la Universidad Nacional de Quilmes un programa de investigaciones que comenzó llamándose Programa de Historia y Análisis Cultural y, ya en 1996, pasó a llamarse Programa de Historia Intelectual. Fue dirigido por el propio Terán hasta 2005 y por Carlos Altamirano hasta 2009. En 2011 el Programa se convierte en el actual Centro de Historia Intelectual.

La historia intelectual es un área de estudios que tiene su centro de interés en el papel y el trabajo de las representaciones en la vida histórica, incluidas esas representaciones meditadas y teorizadas que son características de las élites culturales. Sus objetos son, por lo tanto, ideas y lenguajes ideológicos, obras de pensamiento y producciones simbólicas, a los que se busca inscribir en la trama social y la experiencia colectiva sin sacrificar el análisis intrínseco de sus significaciones y de los soportes materiales (textuales o no) en que se han producido o circulado. Esta zona de estudios, como se sabe, en los últimos años ha aportado de manera significativa y estimulante al campo de las indagaciones históricas en el mundo académico internacional, suscitando una serie de problemáticas también en la historiografía de nuestro país, aunque aquí, como en el resto de América Latina, son todavía escasos los grupos especializados. A raíz de ese diagnóstico sobre la situación local y regional del área de estudios, el Centro se propone articular de modo productivo el campo de estudios a nivel nacional y regional.

Para lograrlo, además de apoyar las investigaciones de sus miembros y favorecer la formación de becarios y doctorandos, el Centro desarrolla tres actividades básicas: la edición de la revista anual Prismas, que ya lleva 17 años de publicación ininterrumpida; la realización de congresos y seminarios periódicos, nacionales e internacionales (ver Actividades); y la conformación de equipos de trabajo multinacionales y multidisciplinares para llevar adelante proyectos colectivos de escala latinoamericana, de los cuales puede mencionarse, por su especial relevancia, el proyecto “Hacia una historia de los intelectuales en América Latina” que, con la dirección de Carlos Altamirano, dio lugar entre 2005 y 2010 a la realización de varios encuentros en diferente sedes académicas de la Argentina, Brasil, México y los Estados Unidos, y culminó con la edición de dos volúmenes con la participación de más de 50 especialistas de todo el mundo (ver Publicaciones).

Dirección (2012-2016):
Adrián Gorelik

Secretaría:
Martina Garategaray

Consejo de Dirección (2012-2016):
Carlos Altamirano
Alejandro Blanco
Flavia Fiorucci
Silvina Cormick

Equipo

Investigadores:
Carlos Altamirano / Anahi Ballent / Martín Bergel / Alejandro Blanco /  Sebastián Carassai / Laura Ehrlich / Gabriel Entin / Ximena Espeche / Flavia Fiorucci / Martina Garategaray / Adrián Gorelik / Roy Hora / Ricardo Martínez Mazzola / Jorge Myers / Elías Palti / Pablo Stefanoni / Dhan Zunino Singh

Becarios y doctorandos:
Gonzalo Cáceres Quiero / Silvina Cormick / Cecilia Durán / Noelia Fernández / Eugenia Gay / María Eugenia Jung / Nelson Leone / Ana Lucía Magrini / Jimena Montaña / Laura Prado Acosta / Pablo Roffé

Organización de la página web:
Ximena Espeche

Diseño:
Lía Martini

Programación:
Fernando Tenaglia

Líneas de trabajo

La Argentina como problema. Una historia intelectual del pensamiento social argentino del siglo XX
Dirección: Carlos Altamirano

El proyecto “La Argentina como problema” se propone realizar una historia del pensamiento social argentino del siglo XX articulada en torno de algunas cristalizaciones ideológicas, es decir, de los temas y problemas que en cada momento fueron identificados como tales por algún sector de las élites políticas o intelectuales, encarnados en algunos textos que les han dado viabilidad y forma. El universo a analizar se define por el cruce de dimensiones de muy diversa entidad: la vida política y la vida social de los intelectuales, la de las instituciones en que se desarrollan y que muchas veces ellos mismos crean, y los propios “hechos de discurso” que producen, es decir, las ideas tal como se encuentran objetivadas en discursos identificables y de carácter público.

 

Historia conceptual e historiografía intelectual
Dirección: Elías Palti

La línea “Historia conceptual e historiografía intelectual” se propone un análisis pormenorizado de los postulados teórico-metodológicos de las distintas escuelas que han creado las diversas tradiciones de la “nueva historia intelectual” (la escuela de Cambridge, la escuela alemana de historia conceptual y la escuela francesa de historia de los conceptos políticos) y de sus fundamentos conceptuales, para clarificar en qué se distingue de la vieja “historia de ideas”, y se plantea explorar las posibles articulaciones de esas distintas vertientes (que se desplegaron hasta ahora sin mantener demasiados contactos entre sí) e integrar sus aportes respectivos.

 

Los lenguajes políticos en América Latina en la segunda mitad del siglo XX
Dirección: Martina Garategaray

La línea “Los lenguajes políticos” busca reconstruir los cambios que durante la segunda mitad del siglo XX tuvieron lugar en las formas de representación y simbolización del mundo social, en las tradicionales identidades políticas y en el pensamiento político en varios países latinoamericanos. Considerando que el estudio de los lenguajes políticos quiebra la antinomia entre las ideas y la realidad, entre la historia y los conceptos, se propone un abordaje centrado en los procesos de producción, articulación y desarticulación de sentidos sobre lo político. Los objetos a los que este tipo de análisis se abocará son reconstrucciones históricas sobre discursos y conceptos políticos; tradiciones político-ideológicas y trayectorias de intelectuales; los modos en que se resignificaron estas experiencias en narrativas, rituales y prácticas conmemorativas; y las revistas como soportes político-culturales y como actores político-ideológicos.

 

Arenas culturales. Para una historia cultural urbana sudamericana
Dirección: Adrián Gorelik

La línea “Arenas culturales” se propone un estudio de historia cultural urbana capaz de concebir a las ciudades latinoamericanas como lugar de germinación, de experimentación y de combate cultural, focalizando en la relación entre ciudad y cultura como uno de los ejes clave de comprensión del proceso de la modernidad en América Latina. Se pretende construir un modo de abordaje capaz de darle una perspectiva urbana a la historia cultural, poniendo en evidencia aquellos episodios de la vida intelectual, artística o cultural en que la ciudad y sus representaciones han intensificado su mutua activación.

 

Los otros intelectuales: figuras mediadoras y culturas locales
Dirección: Flavia Fiorucci

La línea “Los otros intelectuales” se propone extender la indagación sobre los intelectuales en la Argentina en el siglo XX con un doble movimiento que podría describirse como geográfico y sociológico: porque proyecta incorporar sistemáticamente el estudio de fenómenos de la cultura en el interior del país y porque ese movimiento geográfico conlleva una extensión de la noción de intelectual a figuras que la historia intelectual en Argentina comúnmente desdeña. Así, se busca incorporar el estudio de una gama de agentes que entran en esa categoría laxa pero a la vez muy productiva de “productores culturales”: figuras como curas, maestros, profesores, periodistas, pedagogos y autodidactas, especialmente del interior del país.

 

Obras públicas, infraestructuras, movilidad y cultura. Análisis histórico-cultural de la construcción de espacios públicos
Dirección: Anahi Ballent

La línea “Obras públicas” busca constituir un espacio de reflexión para el desarrollo de distintas investigaciones que tienen en común el intento de construir perspectivas de análisis histórico-cultural sobre espacios arquitectónicos, urbanos o territoriales considerados desde la dimensión pública. Se trata de un tipo de reflexión histórico-cultural que incorpora elementos propios de la historia intelectual al trabajo sobre la historia de las disciplinas técnicas, de sus ideas, de los agentes técnicos o intelectuales actuantes en su marco, pero que también introduce muy centralmente la significación cultural y política de los hechos arquitectónicos, urbanos y territoriales como uno de los aspectos renovadores que viene experimentando la historia intelectual. Esta línea se desarrolla en colaboración con el Instituto de Estudios de la Ciencia y la Tecnología de la UNQ.

 

Deporte, espectáculo y cultura en Argentina: el turf, 1860-1940
Dirección: Roy Hora

La línea “Deporte, espectáculo y cultura” se propone avanzar en el estudio de un campo de problemas muy poco explorado en la historiografía argentina y latinoamericana como es de la historia del deporte y el espectáculo deportivo. Hasta hace poco tiempo relegado al ámbito de los historiadores aficionados o al del periodismo deportivo, el análisis histórico del deporte y el espectáculo deportivo sólo ha ganado legitimidad académica en las dos últimas décadas, cuando diversos trabajos han mostrado que el estudio del espectáculo deportivo ofrece valiosas claves para entender las características de una sociedad y un mundo cultural: usos del tiempo libre y formas de consumo, pero también valores y culturas, así como formas de constitución de prestigio y autoridad, e incluso tradiciones nacionales o de clase, pueden ser interrogados desde este mirador.